Desde mejorar tu Linkedin hasta mantener una actitud positiva: estas son las claves de un experto en reclutamiento para buscar trabajo durante esta crisis.

Hace unas semanas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó un informe donde constata que, según las estadísticas de marzo y provocado por la crisis del coronavirus, “el desempleo aumentó bruscamente en la mayoría de los países”.

En números, la situación de Chile se traduce en lo siguiente: “tras marcar un desempleo de 7,3% en 2019, para este año se anticipa una tasa de 9,7%, la que se vería reducida en menos de un punto porcentual para 2021, hasta quedar en 8,9%”, afirman en Pulso.

¿Cómo buscar trabajo en estos tiempos tan complejos? Se conversó con Christopher Niedbalski, director de outplacement & job hunting en Coworking People, consultora que se dedica a asesorar profesionales, acompañándolos en el proceso de reinserción y posicionamiento laboral. Aquí entrega siete consejos para quienes perdieron su puesto durante esta crisis o la pandemia los pilló justo sin empleo.

Aceptación de la situación compleja

“El desempleo puede producir mucha ansiedad, pero no hay que olvidar que esto es pasajero. Es importante mantener la calma para poder ver las oportunidades que existen en el mercado”, dice Christopher Niedbalski. Agrega que “independiente del motivo, es muy difícil ser desvinculado de una empresa”.

Por lo mismo, Niedbalski explica que esta situación debe ser vista como una oportunidad. “Es momento de concentrarse en los logros y fortalezas profesionales, es decir, buscar aquello en lo destacamos y mantener una actitud positiva a pesar de la contingencia”.

¿Dónde buscar empleo?

Todo depende de lo que quieras o necesites. “En el caso de cargos junior o primer empleo, es aconsejable buscar en las principales bolsas de trabajo”, dice el experto. “Si buscas un cargo técnico, puedes pedir ayuda en las oficinas municipales”, agrega.

Respecto a ejecutivos, jefaturas y gerencias, el proceso es distinto. “Estas ofertas no suelen ser anunciadas en las diferentes bolsas de trabajo, sino que normalmente son cargos confidenciales, que se buscan a través de redes de contacto”, explica Niedbalski. “Sin ayuda de ningún tipo, alguien puede demorarse entre 6 a 12 meses en encontrar empleos de este tipo. Por esto es recomendable recibir la asesoría de expertos en el área, como consultoras de job hunting y ouplacement”.

 

La importancia del CV

Cinco segundos, en promedio, es lo que se demora un reclutador en leer un currículum. Al ser una carta de presentación de tu historia laboral, este documento sigue siendo muy importante para conseguir un empleo.

“Tienes que destacar los cargos que van enfocados a tu objetivo, asegurando que tenga las palabras claves de búsqueda y los datos bien organizados. Esto genera valor y hace que el CV sea atractivo”, dice Niedbalski. “Es muy fácil caer en la trampa de subestimar tus logros. Hay que repasar cuál fue tu aporte en cada cargo y resaltar tus principales competencias”.

La clave está en tener un currículum clásico, de dos hojas, o máximo tres para aquellos que tienen más experiencia. “Más del 50% de los postulantes exagera en su CV”, agrega. “A veces se puede omitir información, pero nunca poner algo que no es verídico”.

El proceso de selección

En promedio, según el experto, los procesos de selección “demoran de 2 a 9 semanas”, pero debido a la contingencia “es normal que estos tiempos tengan un retraso”.

“En general, no aconsejo llamar para preguntar si sigues en el proceso, ya que denota cierta ansiedad”, cuenta Niedbalski. “Si tú eres el elegido, ten por seguro que se comunicaran contigo a la brevedad”.

“Actualmente hay muchas consultoras de recursos humanos que te avisan tanto si te eligieron como si no, pero desafortunadamente siguen habiendo algunas que no dan aviso sobre el estado del proceso de postulación”.

Manejo de redes sociales

Niedbalski se los dice a sus clientes: “Las redes sociales te pueden ayudar a ganar o perder un empleo”. Así de crucial puede ser un posteo inoportuno o una foto comprometedora. “Las redes sociales se han convertido en una huella digital para cada persona, por eso hay que tener cuidado de no publicar cosas que te perjudiquen”, complementa.

Ante esto, comenta que es “especialmente preocupante el caso de Facebook, sobre todo para aquellas personas que no manejan bien la privacidad de su cuenta. Es ahí donde hemos encontrado perfiles con cosas bastante vergonzosas, que por cierto no han sido subidas por los propietarios de la cuenta, pero aparecen en sus perfiles porque alguien ha etiquetado su nombre”.

Algo parecido pasa con Twitter. “Si eres de las personas que escribes mensajes constructivos no hay problema, pero si lo ocupas como una herramienta de constante crítica hacia los demás no resulta tan recomendable”.

Una sugerencia de este experto es googlear tu nombre antes de postular a un trabajo. “Hay muchas cosas sobre ti que, sin que tú lo sepas, aparecen en Google”. Así verás lo que los demás ven de ti y podrás borrar lo que no te guste.

Linkedin, la red social del empleo

Hace tiempo que Linkedin se posicionó como la red social estrella para buscar empleo. Como reclutador, Christopher Niedbalski tiene estas sugerencias:

1. La foto de perfil es muy importante. Un perfil con foto tiene 26 veces más oportunidades de ser visto.

2. Pon más que tu cargo actual. Bajo el nombre, la gente suele escribir su cargo actual, pero una persona es mucho más que eso. Para explicarlo mejor, “este es el título de tu libro de vida profesional”. Por lo tanto, hay que agregar las palabras que te definen: un ejemplo puede ser tu carrera, postgrado, áreas de expertise o certificación, incluso tu nivel de inglés.

3. LinkedIn no es un CV. Se debe agregar la experiencia laboral pero resumida, evitando poner en tu logros datos confidenciales de la empresa, como el market share o el presupuesto de gastos.

4. Aprovecha. Estos últimos meses, Linkedin agregó varias secciones nuevas, como licencias, certificaciones, premios y logros que hayas obtenido. Es importante llenar cada ítem y siempre estar revisando las palabras claves en la sección de aptitudes.

Optar por reclutadores

Si tienes la opción y sigues sin encontrar trabajo, una buena alternativa es optar por un experto que guíe tu búsqueda. “Un programa personalizado siempre es lo más recomendable si quieres tener éxito”, comenta Niedbalski, “ya que se trabajan y refuerzan aspectos trascendentales de tu perfil profesional que no podrían tratarse en otras instancias”.

Mantén tus conocimientos en permanente actualización

En estos tiempos la clave es mantener tus conocimientos y habilidades, es decir tus competencias, en un estado de permanente actualización. Es relevante estar monitoreando que conocimientos y habilidades se piden para los cargos de tu interés y en función de ello generar un plan personal de capacitación. Esto hoy se puede hacer desde la revisión de cursos gratuitos existentes en la red hasta cursos de pagos dictados por profesionales e instituciones.

Fuente: https://www.latercera.com/practico