En los últimos años, las transacciones y pagos cotidianos con criptomonedas han aumentado alrededor del mundo. En América Latina, el uso del Bitcoin y otras criptoactivos han alcanzado un nivel sin precedentes debido a que las economías de países como Argentina, Brasil, Venezuela, Colombia, México y Chile se han visto afectadas por la inestabilidad, altos índices de inflación y restricciones monetarias, que han causado un impulso en el uso de criptomonedas para el pago de salarios, productos y servicios.

Latinoamérica tiene un gran mercado de criptomonedas como Bitcoin, Ethereum, Litecoin, Ripple, Dash, Steem, Dogecoin, entre otras. Y actualmente existen más 25 mercados de exchange y transacciones, así como cajeros automáticos que permiten la compra y venta de Bitcoin en Argentina, Brasil, Colombia, Panamá, Paraguay y México. No obstante, el uso de monedas digitales como método de pago de salarios se maneja sobre todo bajo modalidad freelance.

A nivel gubernamental o de instituciones privadas no es común el pago en criptoactivos. Hasta ahora, solo en Venezuela parte del salario y pensiones se deposita en bonos representativos de una moneda virtual creada por el gobierno que se denomina Petro, pero que no llega a tener demasiado valor ni interés de inversión por parte de los ciudadanos, por lo que los cambios de divisas a Bitcoin son más comunes.

Sin embargo, al evaluar la implementación de las criptomonedas como modalidad de pago se deben considerar ciertas dificultades relativas a la regulación de las criptomonedas en cada país, la volatilidad de las criptomonedas y la puesta en marcha de toda una logística que requiere instruir a los empleados a usar una billetera digital, cómo pueden cambiar las monedas virtuales por otras o por dinero fiduciario, además de la posible contratación de empresas procesadoras de nóminas que ejecuten el pago.

Entre los aspectos negativos que existen en torno al pago de salario en bitcoin y otras monedas virtuales es la falta de información sobre el funcionamiento de las criptomonedas, así como también la falta de un esquema legal que lleva a un área gris o ilegal en algunos países; además, las dificultades para el cambio a dinero fíat puede incluir un cobro extra de impuesto que no siempre las personas quieren pagar.

Por otra parte, en cuanto a las ventajas, una vez familiarizados con el proceso, las criptomonedas pueden cambiarse en muchísimas plataformas y países de manera sencilla, rápida, barata y segura, sin depender de un banco ni entidades centralizadas. Son, además, un efectivo mecanismo de inversión o para equilibrar las finanzas ante el valor que llegan a tener en los países con economías inestables.

Ante el anuncio de la criptomoneda Libra de Facebook y de su billetera Calibra, lo más probable es que los pagos de salarios por medio de bitcoin y otras criptodivisas aumenten a medida que en las sociedades se haga más cotidiano y común pagar por bienes y servicios con ellas, por lo que puede ser solo cuestión de tiempo antes de que la nueva manera de entender y usar monedas digitales se expanda masivamente por todo el mundo, y más significativamente, en Latinoamérica para el pago de salarios.

RedCapacitación TV

RedCapacitación TV

Ver todas las Noticias