La Organización Internacional del Trabajo publicó el reporte “Conjunto de datos relativo a la proporción del ingreso laboral y su distribución”, que contiene datos de 189 países y recopila los estudios relacionados con la fuerza de trabajo y la distribución salarial. Una de las conclusiones más preocupantes del reporte es que 10% de los trabajadores del mundo no ganan lo suficiente para vivir y subsisten con un salario bajo.

La cifra es alarmante porque indica que 10% de los empleados más pobres alrededor del mundo tendrían que trabajar durante tres siglos para ganar lo mismo que el 10% de los empleados más rico en un año, según señaló el economista del Departamento de Estadística de la OIT, Roger Gomis. Y mientras que un 10% percibe el 48,9% de la remuneración mundial, los de salarios más bajos reciben tan solo el 6,4%, lo que muestra que la desigualdad salarial es un problema en todo el planeta.

El documento, aparte de revelar una amplia cantidad de datos para entender la desigualdad, incluye dos nuevos indicadores para evaluar las tendencias en el mundo del trabajo tanto a nivel nacional como regional y global. La primera provee cifras a escala internacional comparables con el porcentaje del PIB que va a parar a los trabajadores a través de salarios y rentas. Y el segundo indicador sirve para analizar la distribución de los ingresos laborales.

Los resultados muestran que la media de ingresos nacionales a escala mundial destinada a los trabajadores disminuyó de un 53,7% que hubo en el 2004, a 51,4 % en el 2017. En la clase media, estimada a un 60% de trabajadores, el ingreso disminuyó de 44,8% a 43%; mientras que en el sector de los mejores remunerados, hubo un aumento de 51,3% a 53,5%, sobre todo en países como Alemania, Indonesia, Italia, Pakistán, Gran Bretaña y Estados Unidos.

A partir de estos datos, se concluye que el aumento de los salarios más altos produce pérdidas para el resto, ya que tanto los trabajadores de clase media y baja perciben menores ingresos. Sin embargo, en el caso opuesto, cuando aumentan los ingresos laborales de los trabajadores de rentas medias o bajas, las ganancias favorecen a todos, menos quienes reciben los salarios más altos.

Por otra parte, en los países más pobres del mundo se registran mayores niveles de desigualdad salarial. El caso más destacado es el de Níger donde el 10% de los trabajadores mejor pagados se llevan el 89% del ingreso que se genera en sueldos, mientras que el 10% más pobre se reparte el 0,04%. En Liberia el 82,2% de ingresos es para los ricos y 0,05% para los pobres y en República Centroafricana 78,6% y 0,04%. En los países con mejor ingreso se sitúa Eslovaquia, donde el 10% más rico acapara el 23% de los ingresos salariales y el 10% el 3,88%, luego Eslovenia 23,2% para los ricos y 3,12% para los pobres y Finlandia 23,4% y 2,89%.

RedCapacitación TV

RedCapacitación TV

Ver todas las Noticias