Si tienes una empresa, una situación preocupante es mantener tus finanzas sanas y evitar gastos excesivos que comprometan el funcionamiento regular y lograr tus objetivos establecidos para destacarte en el mercado con productos y servicios innovadores que respondan a las necesidades de tus clientes. Ante la transformación digital, la aparición del internet y la globalización de los mercados, tu empresa tiene la prioridad de obtener beneficios, reduciendo los gastos y costes para enfocar tus ingresos en inversiones favorables.

Si en tu empresa tienen problemas para controlar los gastos, será difícil que logres tus objetivos. Así que, no te quedes sin dinero y evita que las finanzas de tu empresa se salgan de control siguiendo estas recomendaciones:

  • Elabora un presupuesto: Este será el elemento que permitirá planear en qué usas tu dinero e identificar las variaciones cuantificables, para ello hay que indicar tus premisas de venta, financiamiento y producción, además de las metas y el costo de todo lo que necesitas para cumplirlas.

 

  • Identifica gastos innecesarios: Debes analizar los gastos regulares de tu empresa para determinar si son gastos realmente necesarios. Por ejemplo, no es conveniente tener más personal del necesario, gastar diariamente en cosas que no te brindan ninguna ganancia o sean muy costosas, tampoco adquirir equipos si no tienes planes y utilidades que los justifiquen.

 

  • Analiza tu entorno: Para llevar tus financias con propiedad, debes saber el estado y cómo se maneja el sector en el que operas, cosas como qué meses generan mayor o menor ganancia, si tu sector ha entrado en recesión antes y su estado de desarrollo en la economía nacional y global.

 

  • Invierte de forma inteligente: Siguiendo un plan definido, con objetivos y estrategias claras, invierte en aquello que necesitas realmente y que te van a generar un crecimiento sostenido en las condiciones más favorables posibles.

 

  • Revisa de manera periódica las condiciones de compra y venta: Ten coherencia entre los gastos y tus ingresos, estando atento a las operaciones en que adquieres los insumos para tus productos y con las que los que vendes.

 

  • Controla la rentabilidad y liquidez: Este punto es vital, puesto que tu negocio debe generarte la suficiente liquidez para desarrollar tu actividad y el pago de gastos puntuales. Hay veces en que la solicitud de un financiamiento te permita cubrir la liquidez que requieres por el desfase entre el cobro y el pago de tus productos o servicios, pero no debe ser algo permanente.

 

  • Asesórate: No temas acercarte a un profesional que te guíe en temas que no conoces. Lo mejor es que una asesoría no necesariamente implica un gasto, pues puede provenir de personas cercanas con experiencia previa o de los asesores de tu banco, aunque si tienes que contar con un agente externo para guiarte en temas específico, aprovéchalo.

 

Lo más importante para organizar tus finanzas es estar consciente de que no existe ninguna fórmula para organizar tus gastos e ingresos, puesto que cada empresa es única y tiene unas características particulares, así que toma en cuenta estos consejos, utiliza tus conocimientos estratégicamente y no permitas que tus finanzas se salgan de control.

RedCapacitación TV

RedCapacitación TV

Ver todas las Noticias